InfoEconomíaPolíticaEnergíaMundoDestinosLegalMásMapa del sitio

Historia de la Radioactividad

La radioactividad natural existe en el Universo desde su origen. Está presente en la tierra, dentro de la materia e, incluso, en los seres vivos. Las radiaciones emitidas son invisibles pero pueden medirse con una gran sensibilidad y precisión.

Los átomos que constituyen la materia suelen ser generalmente estables, pero algunos de ellos se transforman espontáneamente y emiten radiaciones que transportan energía, lo que se denomina radioactividad. El descubrimiento de la radioactividad natural ha sido una verdadera revolución del pensamiento científico, que alteró a fondo la comprensión del universo y la evolución de los conocimientos.

El Nucleo del Átomo


En la naturaleza, la materia -ya se trate de agua, de gases, de rocas, de seres vivos- está formada por moléculas que son combinaciones de átomos. Los átomos tienen un núcleo cargado positivamente y a su alrededor se desplazan los electrones, cargados negativamente. El átomo es neutro.

El núcleo del átomo esta formado a su vez por protones cargados positivamente y neutrones. En ciertos átomos, el núcleo al transformarse emite una radiación, manifestando de esta manera la radioactividad del átomo.

Historia de la Radioactividad


La radiactividad, que está presente de forma natural en todos los lugares de nuestro planeta y del universo, y forma parte esencial de nuestro entorno, fue descubierta a finales del siglo XIX por Henri Becquerel quien descubrió, en marzo de 1896, una radiaciones invisible, penetrante, espontáneamente emitida por el uranio. Demostró que esos "rayos uránicos" impresionaban las placas fotográficas y hacian que el aire condujera la electricidad.

A partir de ese momento, los médicos pretenden su utilización para desarrollar sus técnicas diagnósticas (gracias a que los Rayos X permiten ver el interior del cuerpo humano) y terapéuticas, desconociendo sus efectos biológicos, por lo que muchos de ellos sufren efectos perjudiciales a causa de las dosis recibidas.

Pierre y Marie Curie descubrieron otros dos elementos que emitían radiaciones parecidas. Al primero le dieron el nombre de polonio en Julio de 1898 y al segundo lo llamaron radio en Diciembre del mismo año. Pierre y Marie Curie caracterizaron el fenómeno que originaba dichas radiaciones y le dieron el nombre de "radioactividad". A masas idénticas, el radio, el más activo de los "radioelementos" emitía 1,4 millones de veces más radiaciones que el uranio.

Ya en 1928, durante el Congreso Mundial de Radiología, se decidió crear la Comisión Internacional de Protección Radiológica (ICRP) para que estudiase los efectos de los Rayos X y el Radium, y efectuase las primeras recomendaciones para su utilización segura. Su organización adquiere la configuración actual en 1950, después de conocer los efectos devastadores de la energía nuclear, para cubrir con más eficacia el rápido crecimiento del campo de la protección de las radiaciones y emitir unas recomendaciones que son recogidas por la legislación de todos los países del mundo.
Buscar:
Twitter

Venelogía en 140 carácteres.

Lista de Correo

Reciba un resumen diario en su E-mail.