InfoEconomíaPolíticaEnergíaMundoDestinosLegalMásMapa del sitio

Turismo religioso es el principal atractivo del estado Táchira

El Táchira es uno de los estados de mayor arraigo religioso en el país y eso se manifiesta durante el asueto de la Semana Santa. Antes o después de los paseos, las reuniones con los amigos o las fiestas, es importante cumplir con la tradición católica.

Visitar los siete templos, la adoración al Santísimo, el lavatorio de pies, la escenificación del Viacrusis, el sermón de las Siete Palabras y el canto de Resurrección, son algunas de las expresiones religiosas que con el paso de los años se mantienen en los 29 municipios de la entidad tachirense, apoyados en elaboradísimos templos que cuentan historias de fe, esperanza y profundo fervor religioso. [1]

En la capital tachirense, está la iglesia San Juan Bautista en la carrera 4 de La Ermita. Es la segunda en importancia después de Catedral. La cúpula de la fachada principal se parece a la iglesia de los Minusválidos de París, donde reposan los restos de Napoleón Bonaparte, mientras que la cúpula del Altar Mayor semeja a la de la Basílica de San Pedro en Roma.

En La Grita, está la iglesia del Espíritu Santo, donde reposa la imagen del Santo Cristo. Según la leyenda, Fray Francisco se propuso realizar una talla que reflejara todo el dolor del Viacrusis de Jesús, el mismo que sentía el pueblo que había sido azotado por un fuerte terremoto en 1610.

En Rubio, municipio Junín, a 30 kilómetros de San Cristóbal, está la iglesia de Santa Bárbara. De estilo gótico, sus torres alcanzan los 50 metros. Este templo fue construido con ladrillos hechos con una mezcla especial de paja, arcilla y sangre de animal, y son únicos por su tamaño y forma. Los ladrillos fueron hechos y donados por los fieles a manera de penitencia.

En Capacho Nuevo, la iglesia de San Pedro Apóstol representa una de las más importantes expresiones de fe cristiana por lo que hicieron sus habitantes, desde el altar hasta las puertas de entrada pasando por el confesionario están labradas en madera. El tallado fue iniciado por los maestros ecuatorianos y después se fue dejando la responsabilidad a los alumnos que eran habitantes de la zona.

En Santa Ana, hacia el sur de la entidad, a unos 15 kilómetros de San Cristóbal está la iglesia que lleva el mismo nombre. Fue construida dos veces a causa de un terremoto. En el techo está pintado el juicio final y allí aparece el diablo quemándose. Quien pintaba eso lo hacía mejor borracho que bueno y sano. De estilo ecléctico, es una variación del gótico, el románico y el griego.

Junto a las actividades religiosas se mantiene la costumbre de hacer los siete potajes el Jueves Santo y no consumir carnes rojas el Viernes Santo, que consiste en una serie de preparaciones en conmemoración de las siete palabras que pronunció Jesús antes de morir. Estos "siete platillos", como también se les llama, constan de "sopa, arroz, pescado, macarrones, ensalada (zanahoria, cebolla, lechuga, remolacha), torta y dulce".[2]

Buscar:
Twitter

Venelogía en 140 carácteres.

Lista de Correo

Reciba un resumen diario en su E-mail.