Venelogía en 140 carácteres.

Oncólogo infantil, especialista en el diagnóstico de cáncer en los niños

Cuando su hijo tome un aspecto pálido, siempre esté decaído, manifieste inapetencia, se queje de dolores de cabeza, de abdomen, de los huesos y sus ojos presenten un brillo o color diferente, es hora de acudir al oncólogo infantil.

Aquellos niños que sufren de cáncer cuentan con la ayuda y apoyo del oncólogo infantil
Aquellos niños que sufren de cáncer cuentan con la ayuda y apoyo del oncólogo infantil

El cáncer se ha convertido en los últimos años en la segunda causa de mortalidad infantil en el mundo. Muchos pueden ser los factores: desconocimiento, falta de control, ausencia de síntomas, pero sin duda es una enfermedad que puede prevenirse. Es allí donde entra la función del oncólogo infantil, como aquel especialista de la pediatría que se ocupa de estudiar, diagnosticar, prevenir y tratar cualquier tipo de tumores o cánceres en los niños o adolescentes.

La Oncología pediátrica o infantil tiene como finalidad servir o proporcionar asistencia y orientación a los niños que padecen enfermedades malignas. Se estima que los niños menores de 5 años suelen ser afectados por la leucemia linfoblástica aguda, neuroblastoma, tumor de Wilms, retinoblastoma y carcinoma hepático.

Por su parte, los niños mayores de 10 años pueden padecer otras enfermedades igualmente negativas como linfomas, tumores óseos, tumores testiculares. En ambos casos, el oncólogo de la mano de otros especialistas está obligado a responder con el tratamiento que sea más beneficioso para el niño; ayudará y orientará a los padres en la toma de decisiones; e intentará hacer lo menos doloroso e incomodo para el niño todo el proceso de reversión de la enfermedad.

En forma general, el oncólogo pediatra puede atender:

  • Leucemia linfoblástica aguda.
  • Leucemia mielode aguda.
  • Linfoma Hodgkin.
  • Linfoma No Hodgkin.
  • Leucemia crónica / mielodisplasia.
  • Tumores sólidos pediátricos.
  • Sarcomas.
  • Tumores sistema nervioso central.
  • Tumor de Wilms.
  • Neuroblastoma.
  • Hepatoblastoma.
  • Tumores germinales.
  • Enfermedades hematológicas (tratamiento inmunosupresor o trasplante) congénitas o adquiridas.

Luego de ser remitido por el pediatra, el oncólogo realizará o solicitará una serie de exámenes para diagnosticar la enfermedad, como por ejemplo: radiología, tomografías, resonancia magnética, ecografía, radioisótopos, histología, microscopía, genética, entre otros. Posteriormente, le explicará cuál tratamiento debe seguir el niño, tales como cirugía, radioterapia, quimioterapia o trasplante de médula ósea.

En cualquier caso, durante el primer año el tumor puede reaparecer, por ello se deberá tener un control clínico, analítico y radiológico del cuerpo del pequeño. Una vez que se supera esta etapa, la posibilidad de recaída disminuye, pero aún existe, razón por la cual el control debe continuarse por 5 años más.

Regresar a Especialidades médicas

Añadir comentario

  1. El comentario debe estar relacionado con el tema discutido.
  2. El comentario NO DEBE contener insultos o discriminaciones.
 

caracteres restantes.

Ingrese la cadena de seguridad:
CAPTCHA