InfoEconomíaPolíticaEnergíaMundoDestinosLegalMásMapa del sitio

26 de Octubre de 1864: Natalicio del Dr. José Gregorio Hernández

El Pueblo de Isnotú, en el Estado Trujillo ve nacer al Dr. José Gregorio Hernández, el 26 de Octubre de 1864. Siendo una persona de gran rectitud, sencilla y humilde, se destaca por su compromiso al trabajo y su devoción a Dios, a la Virgen y al Prójimo.

Dr. José Gregorio Hernández
Dr. José Gregorio Hernández.

El Dr. José Gregorio Hernández nace en Isnotú, estado Trujillo, el 26 de Octubre de 1964. Hijo de Benigna Hernández Manzaneda y José A. Cisneros M., muestra un comportamiento ejemplar como miembro de su familia y como ciudadano de su pueblo natal. A los 13 años se muda a Caracas, donde estudia su bachillerato para luego continuar sus estudios en la Universidad Central, casa de estudios que le otorga el título de Médico en 1888.

A partir de allí desarrollar un gran compromiso con su profesión, el cual se ve reforzado por el apoyo que le presta el Gobierno de ese entonces, al otorgarle una beca que le permite estudiar en París, materias como: Microbiología, Histología Normal, Patología, Bacteriología y Fisiología Experimental.

Al regresar a Venezuela se desempeña como profesor de Histología Normal y Patología, Fisiología Experimental y Bacteriología. Luego, ocupa el cargo de Director del Laboratorio Nacional, que gracias a él, se llegó a comparar con el Laboratorio de la Escuela de Medicina de la Universidad de París [1].

Altar del Dr. José Gregorio Hernandez en Isnotú
Altar homenaje del Dr. José Gregorio Hernandez en Isnotú, Estado Trujillo.

Por otra parte, en su vocación religiosa también manifestó gran disciplina. Muestra una devoción significativa hacia Dios, la Virgen y el prójimo. Gracias a ello, en el año 1908 ingresa a la Cartuja de Farneta, ubicada en Italia, como el Hermano Marcelo. Sin embargo, a los nueve meses se enferma con una afección pulmunar que le obliga a regresar a Venezuela. A partir de allí, dedica su vida a Dios pero mediante un estilo de vida seglar.

De esta manera, por su dedicación a la vida religiosa y su servicio al prójimo comenzó a ser venerado. En base a ello, el papa Juan Pablo II lo designa venerable el 16 de Enero de 1986.

El Dr. José Gregorio Hernández muere el 29 de junio de 1919 arrollado por un automóvil. “El pueblo caraqueño, al saber de su muerte, exclamó: “¡Ha muerto un santo!” [2].

Buscar:
Twitter

Venelogía en 140 carácteres.

Lista de Correo

Reciba un resumen diario en su E-mail.