InfoEconomíaPolíticaEnergíaMundoDestinosLegalMásMapa del sitio

Beneficios y propiedades nutritivas de la Avellana

Los frutos secos son alimentos que proporcionan gran energía al organismo. Por esta razón, forman parte de la dieta habitual desde la prehistoria, cuando se ingerían enteros o en papillas.

Uno de estos frutos secos es la avellana, fruto del avellano o Corylus Avellana, que está recubierto por una cáscara dura. Este contiene una semilla comestible, cubierta por una piel de color marrón y con un gusto ligeramente amargo.

Aunque es originario de Asia Menor se conocen más de 15 especies de avellano, distribuidas por el viejo mundo y América del Norte. Es un arbusto o, a los sumo, un árbol de escasa talla, cuyo fruto es pardo, redondo y endurecido, del cual su semilla interior es la avellana que todos conocemos.

Avellana, Avellanas, Abellana, Abellanas

Su nombre actual procede del latín avellanae, debido a que las avellanas de mejor calidad se producían en una ciudad romana llamada Avella.

Las avellanas contienen: poquísima agua, lípidos, proteínas, hidratos de carbono, fibra y muchísimas calorías.

Propiedades

Nutritiva. Antiguamente se recomendaba consumir avellanas para tratar la incontinencia urinaria de los niños, pero es una propiedad que no se ha confirmado.

Ventajas

Es ni más ni menos que el más alimenticio de los frutos secos (y vaya que tiene duros rivales: almendra, nuez, pistacho, piñón, cacahuate, nuez de Brasil, etc.) Las avellanas proveen una modesta cantidad de proteína (los cacahuates tienen más del doble), pero tienen más fibra dietética que las nueces, las almendras y el pistacho.

Son buena fuente de las vitaminas B3 y B5, y en cuanto a su contenido de vitamina E sólo la superan las nueces de Castilla. Su relación sodio-potasio es una de las mejores, lo que convierte a las avellanas en una soberbia fuente de potasio, incomparablemente mejor que el plátano o, incluso, que el jugo de naranja.

Proporciona, asimismo, cantidades respetables de calcio, magnesio y cobre. Media taza de avellanas satisface 45 % de los requerimientos diarios de magnesio y 70 % de los del cobre de un adulto. Y esa misma cantidad satisface en 80 % nuestras necesidades de manganeso.

La avellana es recomendada para:

  • Estrés.
  • Reduce el colesterol.
  • Durante la lactancia.
  • Durante el embarazo: ayuda a la buena formación feto.
  • Tránsito intestinal.
  • Ayudan en la osteoporosis y la descalcificación.
  • Problemas cardiovasculares y degenerativos (pipas sin sal).
  • Son buenas para los dientes y los huesos.
  • Insuficiencia renal.
  • Anemia.
  • Es tónico y reconstituyente.
  • Cirrosis hepática.
  • Crecimiento.
  • Anticancerígena.


Desventajas

La misma de todos los frutos secos, que es el exceso de grasa, pero en descargo, podemos decir, que se trata de una grasa libre de colesterol y plena de ácidos grasos insaturados y vitamina E; por lo que valdría la pena tomar en cuenta las mismas precauciones que se anotan para el ajonjolí, las nueces y el girasol, para poder comer más avellanas.

Las avellanas podrían ser un aliado más en la prevención del cáncer, pues al igual que otros frutos secos, son ricas en fitonutrientes. Llamados inhibidores de la proteasa, que pueden contrarrestrar la activación enzimática de ciertos carcinógenos.

Aunque no se han hecho estudios específicos con las avellanas, los investigadores como Ann Kennedy han encontrado que cuando se administran inhibidores de la proteasa procedentes de legumbres a animales de experimentación, puede bloquearse el desarrollo de los cánceres de seno, colon y boca.

Buscar:
Twitter

Venelogía en 140 carácteres.

Lista de Correo

Reciba un resumen diario en su E-mail.