InfoEconomíaPolíticaEnergíaMundoDestinosLegalMásMapa del sitio

Efectos de la diabetes en la disfunción eréctil (Impotencia)

La incidencia de la disfunción eréctil en hombres diabéticos es dos a cinco veces más alta que la media general, en especial en hombres de edad avanzada.

La disfunción sexual eréctil (DSE) se define como la incapacidad que tiene un hombre para lograr y/o mantener una erección lo suficientemente adecuada para lograr una actividad sexual satisfactoria. La frecuencia de DSE es significativamente más elevada [1] en la población diabética al compararla con la población general. Para que haya una erección normal en el hombre, los nervios deben estar sanos y el pene debe recibir un buen suministro de sangre, la diabetes puede causar daño permanente en los nervios y vasos sanguíneos, y por consiguiente, puede causar disfunción eréctil al disminuir el flujo de sangre hacia el pene. [2]

La disfunción eréctil (DE) es un marcador potencial de enfermedad cardiovascular, ya que comparte con ésta muchos factores de riesgo, como edad, tabaquismo o dislipemias (grasas altas en la sangre); y coexisten con muchas otras enfermedades, como diabetes e hipertensión. [3]

La disfunción eréctil es un problema muy común en varones diabéticos y asociada con neuropatía diabética y enfermedad vascular periférica. El 50% de los varones diabéticos desarrolla esta patología dentro de los 10 años del diagnóstico. La prevalencia es de entre 50% y 70% en los varones diabéticos y se incrementa con la edad, llegando a ser 95% en varones diabéticos de 70 años. En pacientes diabéticos tratados, según el estudio MMAS, la prevalencia de impotencia fue 3 veces mayor que en la muestra completa de pacientes.
En los diabéticos, la disfunción eréctil puede ocurrir por neuropatía (p. ej.: polineuritis), disminución del flujo sanguíneo (hoy sabemos que hay alteraciones del endotelio –capa interna de los vasos sanguíneos-) y factores psicológicos. Además, al implantar prótesis, se ha encontrado pérdida de músculo liso del pene en el tejido cavernoso extraído de pacientes diabéticos. También sabemos que los niveles de óxido nítrico sintetasa (enzima que acelera el paso de la L-arginina en óxido nítrico en el cuerpo cavernoso) están disminuidos en diabéticos, fumadores y personas con deficiencia de testosterona.

Tratamientos para disfunción eréctil en la Diabetes


Para comenzar, si usted tiene el habito de fumar el primer paso es abandonarlo, los componentes del tabaco son venenos para su cuerpo y son la primera causa de muchas enfermedades mortales como el Cáncer de Próstata y el Cáncer de Pulmón entre otras.

Los problemas que causan la impotencia física se pueden reducir al mínimo mediante un control estricto de la diabetes. Esto significa que los niveles de azúcar en la sangre deben mantenerse, en lo posible, dentro de los márgenes normales.
Siga la dieta, medicación y rutina de ejercicios recomendados por su médico o diabetólogo.

Si el problema es de origen psicológico, es probable que el médico recomiende la consulta con un psicólogo, psiquiatra o terapeuta sexual. La psicoterapia también puede recomendarse como parte del tratamiento de la impotencia física.

Si la impotencia es leve o moderada, las opciones de tratamiento pueden incluir la psicoterapia, los medicamentos por vía oral, los supositorios intrauretrales, la terapia con inyecciones o los dispositivos de erección por aspirado al vacío. Los casos más severos de impotencia pueden requerir cirugía. La cirugía vascular se ha utilizado para mejorar el flujo sanguíneo al pene o reparar venas que tienen pérdidas de sangre.

Importante


Tanto la diabetes como la disfunción eréctil están asociadas con una importante pérdida en la calidad de vida y debe ser tratada adecuadamente, este artículo es solo informativo y usted debe obtener un consejo medico profesional.
Buscar:
Twitter

Venelogía en 140 carácteres.

Lista de Correo

Reciba un resumen diario en su E-mail.