InfoEconomíaPolíticaEnergíaMundoDestinosLegalMásMapa del sitio

Manipulación Psicológica

La manipulación (psicológica, mediática, jurídica)

Publicado por Melvin Nava, el Martes, 9 de agosto del 2011 a las 04:07
Archivado en: Temas Interesantes| Comentario (1)

Discusión sobre la manipulación mental o psicológica. Tácticas de persuasión o sugestión que buscan alterar la libre voluntad de una persona o grupo de personas.

Somos seres pensantes
Somos seres pensantes.

El acto de la manipulación puede observarse cuando un individuo o grupo de individuos intenta ejercer una tentativa de toma de control en el comportamiento de otra persona o de un grupo, y para estos fines se emplean técnicas de persuasión o de sugestión mental. Con este actuar, el manipulador busca eliminar de la persona manipulada sus capacidades críticas o de autocrítica, y cercenar su capacidad de juzgar o de rehusar informaciones u órdenes.

La manipulación se refiere a un amplio rango de tácticas psicológicas capaces de subvertir el control de un individuo sobre su propio pensamiento, comportamiento, emociones o decisiones. Incluso cuando existe la tentativa de manipular, esta no se materializa cuando el individuo toma decisiones libres de acuerdo con su propia voluntad cualquiera sea esta, completamente libre de coacción alguna, incluso en presencia de persuasión o sugestión.

En algunas circunstancias existe una manipulación altruista. Por ejemplo, determinados médicos pueden intentar persuadir a sus pacientes para que cambien hábitos poco saludables, o cuando los padres se encuentran en el deber de influenciar el comportamiento de sus hijos para educarlos o adaptarlos a las normas de la sociedad, o un amigo que intenta influenciar a otro frente a problemas de alcoholismo. Las influencias sociales son generalmente percibidas como inofensivas cuando no son indebidamente coercitivas y se respeta la voluntad del influenciado.

Por el otro lado de la moneda, existen prácticas menos aceptables de manipulación que buscan cercenar la libre voluntad de una persona o grupo de personas, empleando tácticas de mentira, intimidación, incluso induciendo sentimientos de duda o culpa. Especial mención debo hacer de las personas que simulan enfado o se vuelven autoritarias solo con la intención de manipular, dada la frecuencia de este tipo de prácticas, especialmente en nuestro país. Enfadarse puede ser un reflejo natural que no necesariamente implica la intención de manipular, pero quien simula el enfado es egoísta y obviamente busca un efecto en otras personas.

Buscar:
Twitter

Venelogía en 140 carácteres.

Lista de Correo

Reciba un resumen diario en su E-mail.