InfoEconomíaPolíticaEnergíaMundoDestinosLegalMásMapa del sitio

Propiedades y Beneficios del Ocumo

Si va a realizar una parrilla y tiene dudas de si la yuca que comprará está blanda o no, decántese por otro ingrediente, de similares características y que prácticamente siempre será de calidad, como lo es el ocumo blanco o criollo, cuyo nombre científico es Xanthosomas sagittifolium.

El ocumo, en realidad son dos plantas herbáceas de la familia de las aráceas, denominadas científicamente xanthosoma sagittifolium y colocasia esculenta, cuyos tubérculos son utilizados como alimento en Venezuela y en otras regiones de la América Central y de las Antillas.

Este tallo comestible -no es una raíz- se confunde en ocasiones con el que en Venezuela se denomina "ocumo chino" (Colocasia esculenta). Nuestro ocumo es originario de América del Sur y se cultiva desde tiempos precolombinos; de ahí se extendió por las Antillas y Mesoamérica y después de los siglos XV al XVI llegó a África Occidental; mientras el "chino" procede de Asia. No obstante, ambas especies son llamadas en muchas partes con el mismo nombre y empleadas en platos similares o como sustitución del otro.

Además del nombre con el que le conocemos en Venezuela, se le llama también yautía, malanga (Antillas), macal (México, Yucatán), quiscamote (Honduras), tiquisque (Costa Rica), otó (Panamá), uncucha (Perú), gualuza (Bolivia), malangay (Colombia); portugués: taioba, mangareto, mangarito, mangarás (Brasil); francés: chou Caribe (Antillas); inglés: cocoyam; otros idiomas: queiquexque (México), tannia, taniera (Antillas).

Esta planta es perenne, llega a medir 1,5 metros de altura, con rizoma caulescente erguido. Sus hojas son grandes, pecioladas, aovado-sagitadas. Sus flores son blancas, aflechadas, de inflorescencia en un espádice carnoso, cilíndrico. Vive en lugares cálidos, húmedos y sombreados; es silvestre y se cultiva con fines alimenticios, medicinales y ornamentales.

Uso medicinal

  • Los polvos de la raíz o su cocimiento se aplican en el asma y catarros crónicos.
  • La cataplasma hecha con la raíz fresca y miel de abejas se usa en la gota y en las úlceras corrosivas; su zumo con miel de abejas se ordena en casos de fístulas, en el pólipo ulceroso y cáncer de la nariz, en los albarazos y para provocar el aborto.
  • El zumo, instalado en las ojos, cura las nubes y las opacidades de la córnea.
  • Las hojas cocidas en vino se aconsejan en los sabañones, aplicadas en forma de cataplasma.
  • Se asegura que las hojas del ocumo preservan de las mordeduras de culebras restregándose con ellas los pies y manos.
  • La raíz de esta planta se usa como alimenticia porque contiene casi la mitad de su peso de una fécula hermosa, que se separa del principio cáustico o irritante que contiene por medio de la cocción o por lavatorios repetidos después de ralladas.

Más usos

Niños y necesidades especiales: Aunque posea similar cantidad de carbohidratos que otras farináceas, algunos expertos consideran que el ocumo es recomendado para niños pequeños y personas con alergias alimentarias, pues sus partículas de almidón, al ser muy pequeñas, son más digeribles. Y aunque su contenido de proteínas es relativamente bajo, tiene más que otros tubérculos. También posee una alta cantidad de minerales, superada solamente por la yuca.

El ocumo, si es fresco y está en buen estado, puede conservarse en la parte baja del refrigerador alrededor de de un mes. Su sabor, aunque tiene cierto parecido con el de las papas y batatas, se describe por muchos como de "nueces terrosas"; su carne es firme y luego de serle retirada la cáscara, se cuece en agua con un poco de sal por unos 30 minutos, si se prefiere hervido.

En la cocina: Corte finamente el ocumo y fríalo en abundante aceite, con lo que obtendrá unos chips deliciosos y originales, que podrá ofrecer a sus invitados con un mojo o guacamole o incluso simplemente aderezados con un poco de sal y ajo, tal como se hace con los tostones. Si los prefiere más suculentos, realice bastoncitos y fríalos también.

El ocumo es una buena base para elaborar buñuelos y pasteles, tal como se hace en recetas de países como Colombia, Cuba, Puerto Rico y otros. Si quiere experimentar con un puré diferente, para acompañar guisados, escabeches, ceviches o un asado, pruebe a realizarlo con este tallo, hervido y triturado con mantequilla, leche o crema de leche y un poco de queso. Este puré puede ser una buena base para un enrollado de carne o atún o un pastel relleno.

Siembra de ocumo
Siembra de ocumo

Puede también sustituir las papas hervidas por ocumo y preparar la masa para unos ñoquis criollos, mezclándola con un poco de harina de trigo, queso rallado, mantequilla derretida y huevo. Los más pequeños disfrutarán de una sopa o crema batida, la que se aderezará con un poco de cilantro y cebollín fresco y crema de leche, por ejemplo.

Si raya dos ocumos crudos, con la parte gruesa del tallo y le añade un huevo entero, media cebolla picadita, un diente de ajo, sal, pimienta y un toque de limón, obtendrá unas ricas frituras que podrá ofrecer como entremés o plato fuerte vegetariano, acompañadas por un arroz blanco y una ensalada fresca.

Buscar:
Twitter

Venelogía en 140 carácteres.

Lista de Correo

Reciba un resumen diario en su E-mail.